Newsroom

Para mejorar su lucha contra el cohecho internacional, Chile tiene que concluir la actual reforma legislativa a su sistema de sanciones penales y clarificar el marco de responsabilidad penal de las personas jurídicas

 

25/10/2017 – Chile tiene que avanzar aun en la aplicación de las recomendaciones claves del Grupo de Trabajo de la OCDE, sobre Cohecho en Transacciones Comerciales Internacionales, más de tres años después de su Tercera Fase de Evaluación, realizada en marzo de 2014. El Grupo de Trabajo acoge con satisfacción los actuales debates sobre los borradores de reformas legislativas que abordan las recomendaciones sobre sanciones criminales y secreto bancario. También, valora de forma positiva estos avances y exhorta a Chile a que concluya estas reformas de forma prioritaria. Como Estado parte de la Convención para Combatir el Cohecho de Servidores Públicos Extranjeros en las Transacciones Comerciales Internacionales, Chile está sujeto a una rigurosa supervisión de la aplicación de la Convención por parte del Grupo de Trabajo. Este Grupo de Trabajo está compuesto por los 43 Estados parte de la Convención.

 

Hasta la fecha, Chile no ha abordado las debilidades que subsisten en su marco de lucha contra el cohecho internacional, por lo que se ha visto sujeto a una mayor frecuencia en la presentación de informes al Grupo de Trabajo.

 

En primer lugar, Chile tiene que concluir sus reformas legislativas para a) garantizar que las multas máximas que se apliquen en casos de cohecho doméstico e internacional sean iguales; b) eliminar las reducciones obligatorias de sanciones en determinados casos y c) permitir el decomiso del equivalente del producto del cohecho internacional.

 

En segundo lugar, Chile no ha ofrecido directrices sobre los elementos que debe tener un modelo efectivo (« modelo de prevención de delitos») de prevención de cohecho internacional ni ha clarificado el efecto jurídico de la certificación de un modelo de prevención de delitos. La regulación y supervisión de los organismos de certificación es actualemente deficiente.

 

En tercer lugar, aunque se felicita a Chile por haber llevado a término sus dos primeros casos de cohecho internacional en 2015 y 2016, el Grupo de Trabajo señala que el país todavía no ha aplicado las recomendaciones relativas a la persecución de delitos de cohecho internacional. En concreto, la preocupación del Grupo sigue siendo la aplicación condicional del secreto bancario en casos de cohecho internacional y la ausencia de técnicas de investigación encubierta en estos casos.

                                                                                                             

El cumplimiento de las recomendaciones del Grupo de Trabajo debe ser una prioridad para Chile. Su próxima evaluación tendrá lugar en el contexto de la Cuarta Fase de Evaluación, en diciembre de 2018, como parte del proceso ordinario de supervisión del Grupo de Trabajo.

 

Para más información, se ruega a los periodistas que se pongan en contacto con Daisy Pelham, de la División Anticorrupción de la OCDE (daisy.pelham@oecd.org; +33 (0)1 45 24 90 81), o con la Oficina de Medios de Comunicación de la OCDE (news.contact@oecd.org; +33 (0)1 45 24 97 00).

 

Para más información sobre la aplicación en Chile de la Convención para Combatir el Cohecho de la OCDE, visite www.oecd.org/daf/anti-bribery/chile-oecdanti-briberyconvention.htm.

 

La OCDE es un foro global que colabora con más de un centenar de países en la promoción de políticas que mejoran el bienestar económico y social de las personas de todo el mundo.

más de tres años después de su Tercera Fase de Evaluación, realizada en marzo de 2014

 

Related Documents